El gobierno Español, quizá en una medida desesperada, pues dada la noticia respecto a la reducción del proyectado de crecimiento del PBI para el presente año a 1.4%, plantea una reforma laboral para abaratar los despidos a las empresas, puesto que las indemnizaciones por despidos crecieron un 12 % respecto al año anterior. Las empresas españolas pagaron un total de 2.358,9 millones de euros en 2009 en concepto de indemnizaciones por despido.

Esta reforma sigue el modelo austriaco, donde las empresas pagan una parte de la subida salarial en mano al trabajador y con otra (salario diferido) constituye un fondo en la Seguridad Social a nombre de cada trabajador. Estas aportaciones tienen una importante desgravación fiscal, lo cual constituye un fondo individual para cada uno de sus trabajadores, que se pone a su disposición en el caso de despido como fórmula para complementar la prestación de desempleo que recibe del Estado. El trabajador puede rescatar el fondo en el caso de ser despedido, lo que reduce la indemnización que le paga la empresa. En el caso de seguir en su puesto de trabajo hasta que se jubile, estos recursos son utilizados para completar la pensión que cobre de la Seguridad Social. Si el trabajador cambia de empresa, se lleva su fondo, que seguirá incrementándose con las aportaciones de su nueva empresa.
Actualmente la indemnización por despido se paga al trabajador 45 días por año, el gobierno pretende rebajar a 33 días por año, con un máximo de 24 mensualidades, subvencionándolo con aportaciones del estado. Además hay que tener en cuenta que el trabajador cobra su fondo en el momento del despido o al término de su vida laboral como pensión, es decir, que en el momento del despido la cantidad podría ser inferior a 33 días, pero gracias a la portabilidad del fondo aumentaría la protección a lo largo de su vida laboral.

Esta noticia ha generado polémica en el país, pues no todos están de acuerdo, sin embargo, esta medida incentiva la movilidad entre empresas y reduce la barrera a la contratación que representa el elevado coste del despido.

Noticias relacionadas